Esmeraldas Mining Services

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!

Dentro de las minas de esmeraldas que hacen de Colombia un gigante mundial de la gema verde

Las rocas extraídas de la mina en Muzo, Colombia, demostrando algo de lo que hace del país el mayor productor de esmeraldas de alto valor. Carlos Saavedra para NPR

MUZO, Colombia — Aunque ha ayudado a transformar la industria de la esmeralda en Colombia, que se encontraba en medio de una ola de violencia y daño ambiental que se extendió por mucho tiempo, el ex diplomático estadounidense Charles Burgess admite que ingresó al negocio por capricho.

 

“No tengo experiencia en minería”, dijo a NPR durante un recorrido reciente por la mina que dirige cerca al municipio de Muzo, en lo profundo de la Cordillera de los Andes. “Nunca en mi imaginación más remota pensé que estaría trabajando en un tipo de negocio como este. Pero ha sido fascinante”.

Burgess, de 67 años, es presidente de Las Compañías Muzo Colombia, que extrae y exporta el 85 % de las esmeraldas de Colombia, lo que ayuda a convertir al país en el mayor productor mundial de esmeraldas de alta calidad.

 

La mayoría de las piedras preciosas verdes se extraen de un laberinto de túneles que se extienden más de media milla bajo tierra. La entrada a la mina se asemeja a un túnel de carretera que permite que la maquinaria pesada extraiga rocas y escombros en lugar de que los mineros los empujen en carros de mano.

Un minero de esmeraldas entra al túnel principal de la mina de Muzo, Colombia, que es lo suficientemente grande como para permitir el acceso de maquinaria pesada a medida que la industria se vuelve más mecanizada. Carlos Saavedra para NPR
En el pasado, los mineros colombianos de esmeraldas no tenían salario y ganaban solo una pequeña porción de las ganancias cuando encontraban esmeraldas, pero en la mina de Muzo, ahora, reciben pagos y beneficios legales. Carlos Saavedra para NPR

Mangueras gigantescas alimentan de aire fresco a la mina, mientras que los monitores controlan la calidad del aire y las bombas eliminan el exceso de agua del suelo de la mina. Se han instalado servicios de teléfono e internet para atender las emergencias.

 

“Esta es solo una forma más moderna de administrar una mina”, dice Burgess, agregando que no ha habido accidentes fatales aquí desde que Las Compañías Muzo Colombia compraron la mina en 2012.

La industria de la esmeralda de Colombia solía ser mucho más peligrosa, con frecuentes explosiones dentro de las minas y tiroteos en el exterior. El negocio estaba controlado por clanes familiares, algunos de los cuales formaban ejércitos privados y tenían vínculos con traficantes de cocaína que usaban la industria de las esmeraldas para lavar dinero, dice Petrit Baquero, autor de un libro sobre las minas de esmeraldas de Colombia. Las disputas por el control de la industria desencadenaron lo que se conoció como la “Guerra Verde” a fines de la década de 1980 que mató a unas 3.500 personas.

 

“Hubo una afluencia de cazafortunas y delincuentes violentos con muy poca presencia del gobierno en la región”, dice Baquero. “Era la ley de la selva”.

Esmeraldas incrustadas en roca de calcita blanca dentro de la mina de Muzo en el centro de Colombia. Posteriormente serán analizados en un laboratorio para determinar su valor. Carlos Saavedra para NPR
Los trabajadores de seguridad están por toda la mina para evitar el robo de esmeraldas. Carlos Saavedra para NPR

Ramiro Melo, un minero de esmeraldas de 58 años de Muzo, dice: “Fue un momento de miedo porque esta gente mataba a quien quisiera”. En aquel entonces, dijo, los mineros trabajaban como mineros no remunerados y sus jefes les daban solo una pequeña parte de las ganancias cuando encontraban esmeraldas.

 

“Era como la lotería. Te podías pasar tres meses sin ganar un peso”, dice Melo. “Esa era la vida de un minero de esmeraldas”. La violencia ahuyentó a los inversionistas colombianos mientras que varios dueños de minas fueron encarcelados en Estados Unidos por cargos de drogas.

Además, el hombre conocido como el “zar esmeralda” de Colombia, Víctor Carranza, que había sobrevivido a dos intentos de asesinato y a los esfuerzos de enjuiciarlo por presuntos vínculos con los escuadrones paramilitares, se estaba muriendo de cáncer y quería retirarse.

 

“Toda esta gente sabía que estaban agotando sus recursos y que no podían seguir adelante”, dice Guillermo Galvis, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Esmeraldas. “Me rogaban que encontrara inversores extranjeros”.

 

Así llegó Burgess, un nativo de Florida y veterano de la Infantería de Marina que se desempeñó como oficial político en las embajadas de los EE. UU. en Colombia y varias otras naciones latinoamericanas antes de jubilarse en 2009.

Charles Burgess, de 67 años, se desempeñó como infante de marina y diplomático estadounidense y dice, que reunió a un grupo de inversionistas estadounidenses para comprar la mina cerca de Muzo. "La idea era transformar la industria". Carlos Saavedra para NPR
Las esmeraldas colombianas se consideran las más finas del mundo y la mayoría se exportan a los EE. UU. Carlos Saavedra para NPR

Mientras estaba en Colombia, se había hecho amigo de un obispo católico que ayudó a organizar la paz entre las bandas en guerra de la zona esmeraldífera. Con la caída de la industria, Burgess accedió a ayudar a encontrar financiación extranjera. Se necesitaban sumas enormes porque las gemas eran cada vez más difíciles de encontrar, mientras que las minas a cielo abierto, que contaminaban los ríos y provocaban la deforestación, estaban siendo eliminadas por minería subterránea.

 

“Si no se invertía en tecnología, se volvería cada vez más difícil encontrar esmeraldas”, dice Galvis. “Hay que perforar y la minería subterránea requiere muchos recursos”. Burgess ayudó a formar un grupo de inversionistas con sede en Houston, quienes en 2012 compraron la mina de Carranza, la más grande de Colombia, y pusieron al ex diplomático a cargo de su administración.

“La idea era cambiar completamente la industria”, dice Burgess. “En lugar de ver esto como una cacería de tesoros, queríamos que la gente vea esto como un trabajo y una carrera”. Poco a poco, eso es lo que ha ido sucediendo. Los tajos abiertos se han sido reemplazados por túneles. Gran parte de la mina que supervisa Burgess ahora está mecanizada. Durante un recorrido reciente, el geólogo Camilo Pinzón usó un pico para abrir una veta de roca de calcita blanca que revela destellos verdes, el signo revelador de las esmeraldas. Luego coloca las rocas en una bolsa para enviarlas a un laboratorio para su posterior análisis.

 

Según la calidad, bromea, “podrían ser invaluables o podrían valer el precio de un dulce”. Pinzón y otros empleados de la mina ahora reciben salarios regulares transferidos directamente a sus cuentas bancarias. Las mujeres solían ser consideradas de mala suerte y en gran medida se las mantenía fuera de las minas, pero ahora están en todas partes, dice María Fernanda Cardona, de 27 años, una geóloga que ha estado trabajando para Las Compañías Muzo Colombia durante el último año.

El geólogo Camilo Pinzón tomando un descanso después de encontrar una veta en las rocas de calcita con brillos verdes, el signo revelador de las esmeraldas. Carlos Saavedra para NPR
Las mujeres solían ser rechazadas en las minas de esmeraldas colombianas, pero ahora ocupan todo tipo de puestos, desde geólogas hasta inspectoras de seguridad que revisan rocas y escombros en esta cinta transportadora en busca de rastros de esmeraldas. Carlos Saavedra para NPR

Vestido con botas de caucho y bebiendo un café, a menudo se puede encontrar a Burgess inspeccionando túneles y reuniéndose con ingenieros y funcionarios del gobierno local. Tuvo que despedir mineros por robar esmeraldas. Después de un descubrimiento importante, se corrió la voz y, de repente, 5.000 personas descendieron a la mina con la esperanza de participar en la invasión, hasta que la policía y las tropas del ejército los sacaron.

Ahora, sin embargo, la región minera de esmeraldas es en gran parte pacífica. El año pasado, Las Compañías Muzo Colombia exportó alrededor de USD $128 millones en esmeraldas. Estados Unidos es el mayor importador, según Galvis. Esta área fue explotada por primera vez por grupos indígenas mucho antes de la conquista española, pero sigue produciendo esmeraldas. “Así es como es, es solo la geología”, dice Burgess. “El potencial aquí es aparentemente ilimitado”.

La mina tiene muchos protocolos de seguridad, incluidas líneas telefónicas y de Internet, mangueras enormes para asegurar aire fresco y bombas para sacar el agua de la mina. Carlos Saavedra para NPR
Fuera de la propiedad de la mina, los mineros informales a menudo buscan esmeraldas a lo largo de las riberas del río Itoco. Carlos Saavedra para NPR

Escuchar nota radial (Inglés)

 

Artículo traducido y tomado de: https://www.npr.org/2023/03/11/1161690100/emerald-mining-colombia